Los desayunos con frutas son un aliado para tu alimentación

Los desayunos con frutas son un aliado para tu alimentación

¡Los desayunos con frutas cumplen con las 3 “B”! Son buenos para el bienestar de niños y adultos, bonitos a la vista y baratos para el bolsillo. Por eso, deberías agregarlos a tu menú semanal.

Te explicamos cuáles son los beneficios que aportan a tu cuerpo las frutas y compartimos contigo algunas ideas de desayunos deliciosos y rápidos de hacer.

Desayunos con frutas: una delicia para el paladar y la salud

La OMS (2018) sugiere comer al menos 400 gramos de frutas y verduras cada día como parte de una sana alimentación. Una buena estrategia para conseguirlo es agregando una porción de frutas a los desayunos.

Entre los beneficios que puedes disfrutar al comer desayunos con frutas están (ICBF y FAO, 2018):

  • Puedes variar el sabor de tus comidas de forma rápida.
  • Proporcionas energía a tu cerebro. Las frutas contienen fructosa, una molécula energética que usa tu cerebro y músculos para funcionar.
  • Aportas agua a tu cuerpo. Algunas frutas como la sandía, melón o piña contienen mucha agua.
  • Te sentirás más saciado. Estos alimentos tienen mucha fibra, lo cual es bueno para la salud de tu intestino y contribuye con una mayor sensación de saciedad.
  • Son adaptables a todas las edades. Puedes crear desayunos para niños y adultos con frutas deliciosas y nutritivas.
  • Aportas minerales y vitaminas que tu cuerpo necesita para funcionar.

Ideas de desayunos con frutas

Comer un tazón de frutas por la mañana puede resultar aburrido, en especial para los niños. Por eso, hay que impulsar la creatividad para crear desayunos ricos. Eso sí, con preparaciones sencillas que no te quiten demasiado tiempo.

A continuación, te damos 2 ideas geniales de desayunos balanceados para adultos y niños que contienen frutas frescas.

Pancakes de banana

Si buscas desayunos con frutas con un sabor dulce y muy sencillos de hacer tienes que preparar unos pancakes de banana. Aprovecha este paso a paso (Fuchs, 2017).

Ingredientes por porción:

  • 2 Bananas maduras medianas.
  • 1 Huevo.
  • Esencia de vainilla, canela o cacao en polvo, opcional.
  • Margarina Campi®.

Preparación:

  • Tritura las bananas en un envase hasta formar un puré. Deja algunos trozos sin triturar para acompañar tus pancakes.
  • Agrega los huevos y la vainilla, canela o cacao al gusto. Mezcla todo muy bien.
  • Precalienta un sartén antiadherente y derrite un poco de margarina Campi®.
  • Agrega un poco de la mezcla y cocina a fuego medio por 2 minutos.
  • Dale la vuelta a tu pancake y cocina por 2 minutos más.

Sirve en un plato con las bananas troceadas y otra fruta que te agrade, como fresas o moras. Puedes untar margarina para resaltar el sabor del pancake.

Tip: Si no tienes tiempo para hacer los pancakes, usa waffles como sustituto. Acompáñalos con yogur sin azúcar y tus frutas preferidas en trozos.

Porridge de banana caramelizada y frutos rojos

Este es uno de los desayunos con frutas que sin duda debes probar. Mezcla avena, y es sencillo de hacer. En apariencia se asemeja al cereal así que a los pequeños le gustará (Velsid, 2018).

Ingredientes por porción:

  • 50 gramos de avena.
  • 250 mililitros de leche o bebida vegetal.
  • 1 banana.
  • 5-6 fresas rebanadas.
  • 15-20 arándanos o moras.
  • Un puñadito de vayas.
  • Semillas de cáñamo o cacahuetes al gusto.
  • Una cucharada de margarina Campi®.

Preparación:

  • Mezcla la avena y a leche y cocina a fuego medio o por 2 minutos hasta que se espese un poco.
  • Toma una sartén y derrite un poco de margarina Campi®.
  • Corta la banana por la mitad y ponla a cocinar en la sartén un par de minutos.
  • Sirve la banana sobre el porridge de avena y decora con las fresas, arándanos, moras y vayas. Si gustas puedes espolvorear un poco de semillas de cáñamo o cacahuetes triturados.

No hace falta ser un cocinero profesional para disfrutar de unos deliciosos desayunos con frutas. Atrévete a preparar alguna de estas ideas para que se vuelva costumbre en tu familia, comer frutas en las primeras horas de la mañana.

BIBLIOGRAFÍA.